Villa crespo CABA y Merlo GBA Oeste
15 6497-5996

Terapia infanto-juvenil

La terapia con los niños es una terapia familiar. Para poder avanzar, lo más importante es que todos participen en el cambio que se propone y que los papás puedan ser los terapeutas en casa.

La escuela y los amigos del niño son otra parte central del tratamiento ya que son muy importantes en la vida de los chicos.

Si bien todo lo que se hable con el niño se guarda bajo el secreto profesional, la comunicación con los padres es constante para ir evaluando juntos el avance del tratamiento. Además se facilita material de lectura, herramientas y recursos para incorporar a la vida cotidiana de la familia.

La primera entrevista es siempre con los padres, sin el niño. Esto es para poder conversar abiertamente sobre la problemática que están atravesando y cómo esto afecta a la familia.

Luego se hace una evaluación diagnóstica a través de entrevistas, juegos y dibujos. El resultado se comparte con los padres y el niño, se planifica el tratamiento y empezamos a trabajar todos juntos.

Así como en la terapia de adultos, los motivos de consulta con los niños son varios. Los más comunes tienen que ver con  un cambio de conducta repentino, miedos a distintas cosas, alguna situación traumática, alguna crisis o cambio familiar, que alguna característica esperable para su edad que no se está viendo, enuresis (hacerse pis en la cama), descenso en el rendimiento escolar, cambios de conducta en la escuela, conductas disruptivas, entre otras.

El momento de consultar es cuando se nota algún cambio o se ve que hay algo que no está funcionando como es esperable. Si bien puede tratarse de algo pasajero o que pueda trabajarse en casa, siempre es preferible sacarse las dudas haciendo una consulta con un profesional.

¡Hay muchas conductas que con unas poquitas sesiones pueden mejorar mucho!